El IVA  es un impuesto indirecto; no es recibido por Hacienda directamente  sino por la empresa de reformas o el profesional autónomo en el momento de cobrar los trabajos realizados y reflejados en la factura emitida para tal efecto. Los consumidores finales tienen la obligación de pagar el IVA sin derecho a reembolso, lo que es controlado por el fisco, obligando a la empresa a entregar la factura de venta al consumidor final. A efectos de este articulo veremos como una factura con su IVA de nuestra reforma es una garantía a la hora de posibles reclamaciones.

 

Sobra decir que el dinero recaudado por este impuesto el gobierno lo emplea para gastos en sanidad, fuerzas armadas, ayudas sociales…

 

Pero además de esto, lo más importante para nosotros es que  la factura oficial es el único documento que acredita la realización de un trabajo y es imprescindible para reclamar cualquier tipo de garantía, tanto de trabajos como de materiales utilizados en una reforma.

 

En definitiva una factura con su IVA correspondiente se convierte automáticamente en nuestra carta de garantía de la reforma, haciendo valer lo que digan las leyes de consumo a tal efecto.

 

Consecuencias de no pagar el IVA de una reforma del hogar

Por ejemplo, una empresa que cobra una media del 25% del IVA del total que factura, tiene dos opciones: o bien se hace cargo del IVA asumiendo la perdida  y descontando el 21% del importe cobrado o bien repercute el no cobro del IVA de dos maneras:

  1. Comprando materiales sin IVA, es decir sin garantía.
    2. No declarando el pago a todos o parte de sus trabajadores, es decir, no dándoles de alta en el régimen general de la seguridad social, con los grandes riesgos que esto conlleva para la empresa y para el cliente.

 

Es fundamental que los clientes paguen siempre el IVA,  máxime  cuando en la mayoría de las reformas que se realizan viene a ser solamente del 10% al día de la fecha.
De esto se puede deducir, de un forma indirecta, que una empresa o autónomo que quiere cobrar el IVA cumple con la ley, que da garantía de los trabajos de reforma realizados y que tiene a todos sus trabajadores en situación legal.

 

Requisitos de una factura con su IVA de una reforma

Dicho esto hay que tener en cuenta que para poder aplicar la ley es imprescindible tener una factura, ya que sin sin factura, no hay ninguna garantía. En dicha factura debe aparecer la siguiente información:

  • CIF de la empresa, así como domicilio de ésta. NIF si se trata de un autónomo.
  • Debe especificar al detalle los trabajos realizados. Por esta razón, cuanto más detallado esté la factura más garantías tendrás sobre los trabajos realizados.
  • Debe separarse el neto cobrado del impuesto (IVA).
  • Debe contener una fecha
  • Debe estar firmada por el autónomo o sellada por la empresa.

 

En un próximo articulo demostraré con un ejemplo que pagar el 10% de IVA no tiene un sobrecoste como normalmente se piensa.

Una idea en “El IVA en nuestra reforma es una Garantía”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.