Si piensas que tu casa es sosa y aburrida y quieres hacer alguna reforma para darle un toque diferente, te proponemos algunas opciones utilizando el cristal. Tranquilo, no vamos a sugerir una casa de cristal, pero si tres ideas como elemento decorativo de una vivienda con las que aportarás originalidad y personalidad a tu hogar.

Una de las maneras más vistosas de utilizar el cristal es con las vidrieras. Con multitud de colores podrás darle un aire de lo más alegre a cualquier estancia. Los puedes utilizar tanto en puertas, como en ventanas o incluso en una pared usando bloques de vidrio. Si todavía estás a tiempo y tu casa está en obras o tienes pensado que lo esté, te recomendamos incluir alguno de esos elementos en casa.

Si te decantas más por poner vidrieras en alguna ventana, puedes mirar la gran variedad de dibujos que existen para hacer con cristales, o incluso pensar tú mismo en el diseño que te gusta y que un profesional se encargue de fabricarlo. Ya no solo será una ventana si no que se convertirá en un elemento decorativo principal para la habitación en la que se encuentre. Pero cuidado con él, ya que reponerlo no será sencillo ni económico.

Otra opción es poner alguna de tus puertas con vidrieras. Aunque depende del tipo de puerta, donde más se suelen ver es en puertas de madera robusta en casas de estilo rústico ya que se adapta muy bien a ese estilo de decoración. Pero no es exclusivo, también puede quedar estupendamente si lo utilizamos en una casa más moderna, dándole un toque de distinción.

La última manera que te proponemos de utilizar el cristal para tu casa es con bloques de vidrio. Son pequeños cuadrados de cristal, que puede ser de colores o transparente e incluso los más modernos ya son de cristal mate. Se suelen utilizar en paredes que dan hacia la calle para aprovechar la luz.

Una buena idea, si tienes en casa una galería o lavadero que da a la calle, es hacer toda esa pared con bloques de vidrio. No dejas ver tanto tu hogar como si fuera una gran ventana, pero aprovechas más la luz que si fueran ladrillos. Aunque también se pueden utilizar para poner dentro de casa, entre la cocina y el salón por ejemplo para aportar ese toque juvenil y alegre que tan bien queda en la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *