Los suelos laminados están de moda. Sus cualidades son evidentes, ya que aparte de proporcionar un agradable toque cálido y hogareño, también resultan muy cómodos y rápidos de instalar. Pero a la hora de reformar cocinas y baños, la mayoría de las personas suelen decantarse por otro tipo de material debido, entre otras cosas, a que son espacios que se ensucian con rapidez y son sometidos a la acción del agua de manera constante. Entonces, lo que quizás te estés preguntando es ¿puedo colocar suelos laminados en la cocina?

suelo_laminado_cocina
Suelo laminado en una cocina

La respuesta, indudablemente es sí, puedes. Para ir más lejos, incluso los amates de la madera pueden hacer realidad sus sueños de diseño incluyendo este material en estas habitaciones, siempre y cuando uses materiales para cocinas adecuados, como la teca o la madera convenientemente tratada. En cualquier caso el mantenimiento constante será obligatorio.

Los suelos laminados, a diferencia de la madera, no requieren de cuidados tan intensivos, ya que algunos modelos adecuados (que deberás acordar con el especialista en obras y reformas) son totalmente  hidrófugos. Esto quiere decir que resisten el efecto del agua a la perfección, especialmente en la cocina, donde no tiene tanta presencia como en los baños (que se lo digan a las familias con niños pequeños).

Otra de sus cualidades, es que también pueden resistir otros efectos desgastantes como golpes o arañazos. Esto es muy importante en las cocinas para casas, ya que a menudo se caen al suelo utensilios y cubiertos que usamos para cocinar, así como alimentos que deben ser limpiados con rapidez. De la misma manera, los materiales de limpieza suelen ser una fuente de preocupación para todos aquellos que no quieren que su suelo pierda coloración, por lo que este material viene perfecto.

Si se quiere un buen resultado, como suele ocurrir en estos casos, es necesario acudir a un profesional en el mundo de las reformas para que el resultado se mantenga inalterable durante mucho tiempo. Aunque el material sea resistente a las vicisitudes de la cocina, hay que instalarlo con cuidado de dejar las juntas bien selladas. Sin embargo, y el error que cumplen muchos novatos en las reformas de suelo, es que no dejan el espacio suficiente para que el material se extienda y se contraiga según la temperatura exterior, lo que termina por agrietarlo.

Por último, señalar que otra de las ventajas del suelo laminado es que no tiene por qué integrarse en una gran obra, sino que puede instalarse por separado en una pequeña reforma de la cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *